Archivo de la categoría "Paseos y Excursiones"

Huella Andina

Huella Andina, es el primer sendero de gran recorrido de la Argentina, incluido dentro del corredor de los Lagos. Este proyecto pone en valor los recursos históricos, culturales y naturales de la zona, fomentando a través del senderismo el desarrollo del turismo sostenible. El recorrido completo une el lago Aluminé en Neuquén con el lago Baguilt en Trevelin. Tiene una longitud total de 540km. Aqui dentro de la provincial de Chubut este sendero une localidades como Esquel, Trevelin, Cholila, Epuyen, El Hoyo y los Parques Nacionales Lago Puelo y Los Alerces.

HuellaAndina

Fiesta día Mundial del Turismo con promociones imperdibles

Con motivo de la carrera ciclística “Huella de los Rifleros” y en el marco de los festejos programados para el Día Mundial del Turismo, la localidad de Trevelin está lanzando una promoción exclusiva para esos días. Se trata de un paquete turístico que incluye entre otras cosas alojamiento con media pensión (vos elegís el restaurant cada día), vuelos de bautismo, visita a sitios históricos, rafting, el famoso te galés y paisajes inolvidables.

Te esperamos para pasarla de lo mejor y a precios increíbles!

No te lo podés perder.

 

 

Sendero del viejo Lahuán en el Parque Nacional Los Alerces

Este blog es mas que nada visual, puesto que quiero que conozcan estos paisajes maravillosos que tenemos acá en este rincón de la Patagonia Argentina. Esta vez no voy a extenderme mucho en contar el recorrido de este sendero, porque ya hay alguien que lo ha hecho a la perfección. Para aquellos amantes del trekking y de la Patagonia, les recomiendo que consigan el libro Guia de Trekking del Parque Nacional y Comarca Los Alerces de Estefanía Chereguini Cabezas, que incluye ademas recorridos en el Parque Nacional de Lago Puelo y de la Reserva Forestal de Usos Múltiples de Lago Epuyén. Esta guía además podrán conseguirla también aquellos que se hospeden en nuestro complejo.

Camping Río Arrayanes

Lo que si puedo agregar es que este sendero se encuentra justo antes de llegar a la pasarela que va al Puerto Chucao en el Parque Nacional Los Alerces. Para los que van en auto les recomiendo pasar el día en el Camping Río Arrayanes, allí tienen sanitarios y el estacionamiento del auto solo cuesta $ 10. Además no dejen de probar el rico pan que prepara la misma gente que atiende el camping.

Desde aquí sale una senda guiada (el de la izquierda), que además se une al tramo de Huella Andina, que con 90 minutos de caminata tranquila ida y vuelta se llega al viejo Lahuán o Alerce Centenario (tiene como 800 años).

Este sendero, como tantos otros en la zona, se encuentra señalizado en todo su recorrido por círculos amarillos, y el mismo es de difucultad baja, como dice la guía, pero debemos aclarar que en su primera etapa tiene poca accesibilidad para aquellas personas con dificultades motoras, puesto que se deben cruzar pasos o arroyos a través de troncos y sin barandas, como el que le mostramos en la foto.

Al costado del sendero podremos observar en todo su recorrido al río Arrayanes con sus aguas verde-turquesa, mientras atravesamos bosques de coihues, arrayanes y cañas coligües entre las especies que mas presencia tienen en este paraje.

También sacamos fotos a varias especies de hongos que encontramos por el camino.

Si alguien vió la película El Señor de los Anillos, bueno este es mi hijo haciéndose el Ent.

En las siguientes fotos podremos observar un coihue gigante y al lado un bosque de coihues.

En estas otras fotos podemos observar al Arrayán, en la segunda se observa un arrayan en flor.

Por último, quiero contarles algo sobre el Arrayán (luma apiculata), el mismo es un arbusto color canela, como el que aparece en los bosques de la pelicula Bambi, pero en algunos lugares como en el Parque Nacional Los Arrayanes podemos contemplar que los mismos se han transformado en árboles, lo que hace llamativo a este parque en cuestión. Esta transformación se debe mayormente por la presencia de árboles de gran porte que le quitan parcialmente la luz solar que tanto necesita esta especie, y en su necesidad de supervivencia se transforma en árbol para competir por esa luz. Bueno lo interesante es que en este sendero del viejo Lahuán existen coihues gigantes y cipreses de gran porte que pareciera están produciendo en este arbusto esa transformación, pues he podido contemplar varios ejemplares que ya se han convertido en grandes árboles, los cuales pueden observar en estas fotos.

Esperen, me faltaron las fotos del viejo Lahuan, o Alerce (nombre ciéntifico: Fitzroya Cupressoides), podrán notar que algo le ha pasado a su copa, pero de una de sus ramas se levanta erguido otro árbol. ¿No es increíble la naturaleza?

Hasta el próximo recorrido.

 

Senderos amarillos

Senderos amarillos camino a Futalaufú

Hace dos semanas aproximadamente cruzamos a Chile por el paso internacional  de Carrenleufú (Argentina) – Palena (Chile), a unos 100 km de Trevelin. La ruta es de ripio pero está en bastantes buenas condiciones, aunque el camino es más agreste que el que va por el Paso Internacional de Los Cipreses (Argentina) – Futaleufú (Chile), a tan solo 40km de Trevelin.

Nos tocó un día hermoso para salir de paseo, entre vueltas, subidas y bajadas divisamos un valle muy bonito que nos acompañó todo el trayecto, mas adelante en una curva se ve una laguna, y poco después llegamos a Corcovado. El pueblo se encuentra en un valle enmarcado por distintos tonos de verde y el amarillo de la retama que para esta fecha florece y es como una explosión de amarillo que nos acompañará en casi todo el camino (pero sobre todo a la vuelta por Futaleufú), de ahí que decidimos llamar a este blog “Senderos Amarillos”.

Puente pasando CorcovadoCruzamos un puentecito por el río Corcovado camino a Carrenleufú, y luego pasamos por otro puente sobre el arroyo El Cajón.

Poco después llegamos a Carrenleufú, en las fotos podrán observar la vista panorámica de este pueblo. Las flores violeta, lila y rosa que se ven en la foto corresponden a los lupinos (lupinus), una planta típica de la Patagonia, que comúnmente en la zona la llaman Chochos. Los hay también de otros colores y son muy llamativos.

Carrenleufú vista panorámica con lupinosCarrenleufú vista panorámica lupinos 2Carrenleufú vista panorámica lupinos 3

Les recomiendo hacer click sobre las fotos para disfrutar de estos paisajes.

Hicimos los trámites de aduana, de paso les recordamos a todos los que quieran cruzar a Chile cuando vengan por acá, que no se olviden de llevar DNI de cada integrante, libreta de casamiento en el caso de llevar niños, y documentación del auto al día (cédula verde, seguro y poder ante escribano o juez de paz de la zona si el auto no es propio), y tienen que tener los vidrios grabados.

Camino y flores rojasApenas cruzamos a Chile el camino a Palena está asfaltado, a nuestro lado se alza una pared vertical y el paisaje nos sorprende con las flores rojas.

Palena es un pueblo apenas un poco más grande que Futaleufú, con sus casas de techos rojos y azules como el color de la bandera de Chille.

Plaza de PalenaPalena casas de techos rojos y azules

Seguimos viaje y tomamos el camino que une este pueblo con el de Futaleufú, pero les advertimos que desde acá la ruta vuelve a ser de ripio.

En el km 32,3 a la izquierda  podrán admirar una majestuosa caída de agua bajando la montaña, el sonido de la misma se escucha desde lejos.

Caída de agua desde la montaña 1Caída de agua montaña 2Caída de agua montaña 3

A pocos kilómetros hay una salida a un puerto, el cual visitaremos en otra oportunidad, ya que nosotros seguimos camino a Futaleufú antes que nos cerraran el paso de vuelta. A pocos kilómetros de acá bajamos a una bella playa desde donde sacamos estas fotos.

Como verán es muy normal encontrar vacas en medio de la ruta, ojo con eso!!! Aunque en este caso se trata de un lindo ternerito.

Ternerito cruzando la ruta

Pronto nos damos cuenta que estamos llegando a Futaleufú, ya que el amarillo de las retamas se hace cada vez más presente.

Ruta a Futaleufú y las retamasRuta a Futaleufú con flores rojas

Futaleufú es un pueblo chico y pintoresco, al igual que Palena todas sus casas viejas o nuevas son de madera, las más viejas están construidas con tejuelas de alerce, hoy en día no se puede usar mas esa madera, ya que son pocas las especies que quedan en nuestros bosques y en los chilenos. Pueden ver una casa de tejuelas en las fotos que adjuntamos de la ciudad de Palena.

Ciudad de Futaleufú

En esta otra foto se ve un Notro, que es un pequeño árbol autóctono de nuestra patagonia que se carga de estas flores rojas en racimo, una belleza, aunque les digo que es un árbol que tiene un crecimiento muy muy lento, en el complejo tengo 2 pequeños que cada vez que los veo me parece que están mas pequeños que antes.

Ciudad de Futaleufú - Notro en flor 

Para cerrar les dejo las fotos del camino de regreso de Futaleufú hasta Los Cipreses en el eijido de Trevelin, unos verdaderos senderos amarillos.

Senderos amarillos - Ruta de Futaleufú

Senderos amarillos - Ruta de Futaleufú a Los Cipreses

También en Los Cipreses tenemos retamas amarillas, aunque nuestras rutas son de ripio. Curiosidad: La gente del lugar nos ha comentado que en algún momento se arregló entre Argentina y Chile (integración bioceánica) asfaltar los caminos que unían las fronteras tanto de Carrenleufú – Palena como la de Los Cipreses – Futaleufú. Chile cumplió, Argentina… cri cri.

Senderos amarillos en Los Cipreses

Espero hayan disfrutado de estos bellos paisajes.

Hasta la próxima.

Por cuatro días se abrieron las compuertas de la Represa Hidroeléctrica Futaleufú

Pocas veces podemos contemplar semejante paisaje como éste:

Una vez cada cuatro años, o por algún excepcional motivo la Hidroeléctrica Futaleufú abre sus compuertas y el viejo curso del río Futaleufú y sus rápidos toman vida nuevamente.

En el libro “Retratos de la Cordillera, Vivir en los Valles Andinos del Chubut” del Lic. Jorge O. Fiori, Gustavo De Vera y el Arq. Fernando López Guzmán, del cual recomiendo ampliamente su lectura, pueden hallar muy buena información y fotos viejas de la represa y de los rápidos que fueron desviados y acotados por esta gigantesca obra de ingeniería, como así también los pormenores de esta historia que dejó sepultado un valle en donde confluían varios lagos de una belleza extraordinaria y nada más ni nada menos que los fabulosos rápidos del Rio Futaleufú (Futaleufú es un vocablo mapuche que significa “río Grande”), y un gigantesco bosque de cipreses y coihues que hoy conforman el Bosque hundido bajo las aguas del lago Amutui Quimei (que en lengua mapuche significa “belleza desaparecida”). Hoy en día se hacen excursiones de buceo a este bosque hundido.

En la época de la construcción que duró desde el año 1971 hasta 1976 todo en la zona fue como una panacea del progreso, un alivio para una comunidad que necesitaba de él,  hasta habían vuelos diarios de Esquel a Buenos Aires, pero duró solo ese tiempo, y hasta hoy en día seguimos luchando para tener aunque sea 5 vuelos por semana o mínimamente la reprogramación de los únicos dos vuelos, que ante la menor inclemencia del tiempo son cancelados sin re-programación. Pero no queda todo ahí, la energía que se produce en la presa es transferida toda hacia Puerto Madryn para la fábrica de Aluminio Aluar, y en la Comarca de los Alerces, pagamos la luz más cara del país, ¿les parece lógico? Si quieren más información sobre el tema pueden consultar también el libro Historias de la Cordillera Chubutense Tomo 1 de María M. Novella, Débora Finkelstein, Gabriela Macchi y Jorge Oriola.

Pero bueno, esta es la historia y nada podemos hacer por volver atrás. Salvo quizás conseguir que nos reduzcan algún día el costo de la energía eléctrica, o que aunque sea una vez al año abran las compuertas de este río majestuoso, para disfrutar de los rápidos perdidos, y devolvernos de algún modo esa belleza desaparecida.

Les dejo algunas fotos que tomamos de mi hijo al lado de los restos que quedaron de los camiones roqueros que llevaron adelante esta impresionante obra, y de una hormigonera, todos de esa época. A modo de curiosidad y como podrán observar en las fotos, estos camiones eran gigantes, tan grandes que cuando los traían por la ruta ocupaban casi dos carriles, haciendo dificultoso el tránsito por todo su recorrido hasta llegar a donde hoy está la presa.

 

Nota: Estos camiones y la hormigonera ya no se encuentran en la presa, pero si vienen de visita y quieren verlos, nosotros los podemos llevar.

Como una miguita de pan les dejo el siguiente soneto 2, que en cierta forma refleja para mi esta belleza desaparecida. El mismo corresponde a la autora María Julia Alemán de Brand y aparece en su libro “De mi tierra paisana”, ella es una de las voces más profundas de la poesía del Chubut y obtuvo varios premios en los Eisteddfod de Trevelin y Gaiman, hoy en día reside en Esquel.

Que fue de nuestra tierra de oro y flores
por cerros y llanos extendida,
esa tierra tan bella y bienquerida
que fuera la heredad de los mayores…?

Tan solo de despojo y sinsabores
ha sido el transcurrir de nuestra vida.
No tenemos la tierra: está perdida,
un recuerdo, no más, de días mejores.

Fuimos cediendo tierra, día a día,
cediendo ese solar casi sagrado
que fue nuestra raíz, madre bravía…

Que nos queda de todo lo heredado?
La sal y la ceniza. Y todavía
este llanto acerbísimo y callado…

Visita al Museo Leleque

Para los amantes de los museos y la historia del lugar, les contamos que a 110 km de Trevelin, se encuentra el Museo Leleque, estancia que pertenece a la Companía de Tierras del Sud Argentino, propiedad de los hermanos Carlo y Luciano Benetton. Llegamos al lugar por la ruta 40 que está en buenas condiciones y totalmente asfaltada. Para que tengan en cuenta este museo permanece cerrado los días miércoles y los meses de Mayo, Junio y Septiembre. El horario de invierno es de 11 a 17hs, pero en verano se extiende hasta las 19hs.

Nos pareció interesante el hecho de que Leleque, debe su nombre a una planta originaria del lugar, aquí en la foto podemos observar su descripción completa.

A la entrada del museo se encuentra una réplica muy bien montada de un toldo tehuelche. Se trata de una visita autoguiada con vitrinas que guardan muy bien historias sobre Tehuelches que habitaron la zona. Estos indígenas fueron llamados “patagones” por los españoles, en alusión a un pueblo de salvajes. En las siguientes fotografías podrán leer un poco de la historia de los verdaderos dueños de estas tierras, una raza muy poco estudiada y muy interesante, según mi punto de vista.

También encontramos la historia de los primeros inmigrantes llegados a esta zona, los galeses. Podemos ver una pequeña réplica de un molino harinero galés, un antiguo y muchas otras cosas interesantes, como este pequeño texto que tenemos a continuación.

En el museo porán encontrar algunas historias de bandoleros, como la de los norteamericanos Butch Cassidy y Sundance Kid. Más abajo podrán ver fotos de la casa que ocuparon en Cholila.

Podrán almorzar en “El Boliche”, que recrea a un típico almacén de ramos generales de la década del veinte (1920). Allí tambien podrán degustar de cerveza artesanal y comprar artesanías del lugar.

Luego de visitar el museo Leleque, regresamos por otro camino desviándonos por Cholila, para conocer la casa en donde vivieron Butch Cassidy y Sundance Kid. Se encuentra en un paraje con una vista panorámica completa del lugar, es muy curioso el detalle de que todas las habitaciones de la casa tenían puertas o ventanas con salidas al exterior. Además la casa está situada junto al río ¿otra vía de escape? ¿se sentirían perseguidos???

En esta oportunidad no tuvimos tiempo de volver por la entrada Norte al Parque Nacional Los Alerces (via Cholila), asi que retomamos la ruta 40 y regresamos directo a Trevelin. Para la próxima prometemos hacer el camino y mostrarles algunos de los impresionantes paisajes de este camino.

facebooklikebutton.co